BLOG

Incertidumbre sobre combustibles alternativos limita la renovación de flotas

El plan de la Unión Europea para reducir a cero las emisiones en 2050 afecta a las empresas de transporte. Sin duda, es una aclamada iniciativa de la que se habla mucho estos días, pero genera incertidumbre a los operadores logísticos. «¿Qué va a pasar con los vehículos?» es la pregunta que se hacen las empresas del sector. Algunas de ellas no se atreven a dar el paso de renovar sus flotas.

 

Estrategias de la empresa de transporte de mercancías para reducir sus emisiones

Con el objetivo de reducir a la mitad sus emisiones de CO2 antes de 2030, las empresas de transporte están optimizando sus procesos. Así se reparten las iniciativas de los operadores para reducir las emisiones en España:

 

empresas de transporte

 

– Por ejemplo, el 60 % de las agencias opta por planificar mejor sus procesos de carga y las rutas de transporte. La correcta gestión de rutas reduce el número de viajes (y los desplazamientos con el vehículo vacío). Esto contribuye a la descarbonización.

 

– Otras empresas optan por involucrarse en proyectos de colaboración o por pasarse del transporte por carretera a otros medios más sostenibles. Por ejemplo, se sabe que el ferrocarril y el barco son algo menos contaminantes que el uso masivo de furgones y camiones.

 

– Un 23 % de las compañías españolas prefiere renovar sus flotas para incorporar las nuevas alternativas de combustible. Un modesto porcentaje que pone de manifiesto la falta de decisión que todavía existe para dar este paso. Y es que, a corto plazo, poco se sabe sobre lo que ocurrirá con los vehículos de diésel y gasolina. Además de otros problemas asociados a la aún pobre consolidación de los híbridos y eléctricos.

 

¿Por qué la incertidumbre en cuanto a la renovación de flotas?

Las razones son varias. Para empezar, aún no se sabe cuánto tiempo estarán los vehículos diésel en circulación hasta que el Gobierno los retire definitivamente. Hoy por hoy, son una alternativa mucho más barata respecto a los nuevos vehículos de cero emisiones. La empresa de transporte de mercancías no ve necesidad de invertir en eléctricos si aún le queda vida al transporte tradicional.

 

Por otro lado, de momento no hay demasiada oferta. Hay pocos camiones propulsados por estas nuevas energías, y los que existen son caros. También hay que sumar el hecho de que los puntos de recarga son, por ahora, insuficientes. Esto es un problema que puede alargar las rutas y los tiempos de envío.

¿Y cuáles serán las alternativas de combustible que quedarán consolidadas al final? Aunque el más sonado es el vehículo eléctrico, ya se habla de los vehículos propulsados por gas natural o, incluso, por hidrógeno. ¿Para qué invertir en una tecnología que en pocos años podría quedar obsoleta? Aún no se acierta cuál será el combustible definitivo. Las empresas, por tanto, no se arriesgan.

 

La empresa de transporte de mercancías aún tendrá que esperar

Ese 23 % de España no difiere mucho del 29 % de compañías europeas que están renovando sus flotas. Quizás en unos años, cuando se abaraten los precios, las empresas de transporte decidan dar el salto. De momento, la mayoría opta por las otras alternativas aquí mencionadas.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Bienvenid@

Bienvenidos al Blog del Grupo Moldtrans, aquí encontrarás nuestras últimas novedades.
Únete a nosotros y síguenos a través de las RSS o vía email. ¡Estaremos encantados de tenerte cerca!

Tweets Recientes
Síguenos en Facebook