BLOG

Riesgos del transporte marítimo que hay que evitar

Aunque el transporte marítimo es el medio más seguro para mover mercancías tiene algunos riesgos. En este artículo se destacan los más importantes y las maneras de minimizarlos.

 

Los 5 riesgos más importantes del transporte marítimo

Esta lista de riesgos se pueden dar por separado o combinados. En cualquier caso, una pauta genérica para no tener problemas es revisar bien la mercancía y el contenedor. Otro aspecto igualmente importante es contar con los servicios de una empresa especializada y con experiencia. Muchos de los errores que se van a enumerar se dan por mera negligencia y son perfectamente evitables.

 

transporte marítimo

 

1. Temperaturas extremas en los contenedores marítimos

Cuando se trata de mercancías perecederas, las temperaturas extremas son letales. Por ejemplo, el calor puede echar a perder frutas, verduras, carnes o pescados. Lo mismo puede suceder con el frío para determinados alimentos. Otro de los perjuicios más sutil, pero igualmente funesto, es el que genera la humedad. Este es el motivo por el que se utilizan contenedores refrigerados con revisión de temperatura.

 

2. Retraso del envío

Una mercancía tiene que llegar en tiempo y forma porque el cliente la necesita para comercializarla. Ni que decir tiene que el retraso en la fecha acordada es uno de los principales riesgos. La quiebra de la confianza que se genera en el comprador puede evitar futuras operaciones. Por lo tanto, este aspecto es de vital importancia.

 

El mal tiempo es, quizás, la variable más difícil de manejar, junto con la piratería en determinadas zonas del planeta. Si hay alguno de estos peligros, lo normal es que la naviera cobre un recargo preventivo para minimizar el riesgo.

 

3. Mojadura

Si las mercancías se mojan, estas quedarán inutilizadas. Normalmente, esto se debe a una mala gestión del cierre del contenedor, a problemas en la carga y descarga o a un mal almacenamiento. En cualquier caso, aquí la responsabilidad sí suele ser de la compañía naviera y se tendrá que responsabilizar de los gastos y perjuicios ocasionados.

 

4. Pérdida de mercancía

Este es un riesgo que se ha minimizado los últimos años, pero que sigue estando ahí. En primer lugar, por problemas en la ruta como un naufragio o avería del buque. Por otra parte, por posibles robos o sustracciones en los puertos de destino o carga; cuanto más corrupto sea el país, más riesgo. Tener en cuenta este aspecto es mejor para no tener problemas.

 

5. Contaminación

Otro problema recurrente es la contaminación. Los contenedores marítimos tienen que estar bien distribuidos para evitar interacciones entre mercancías que sean incompatibles. La contaminación supone la inutilización, de manera que una naviera que sepa lo que hace evitará esta situación.

 

Conclusión

El transporte marítimo se ha profesionalizado y se han reducido la mayoría de riesgos. La privatización en los servicios de carga y descarga, así como el cobro de recargos ad hoc en función del caso, aportan seguridad jurídica. En cualquier caso, para evitar situaciones desagradables, lo conveniente es contratar a una empresa especializada que sea conocedora de su labor.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Bienvenid@

Bienvenidos al Blog del Grupo Moldtrans, aquí encontrarás nuestras últimas novedades.
Únete a nosotros y síguenos a través de las RSS o vía email. ¡Estaremos encantados de tenerte cerca!

Tweets Recientes
Síguenos en Facebook