BLOG

Transporte internacional de mercancías: la importancia del embalaje

Un buen embalaje es fundamental a la hora de trasladar cualquier tipo de carga. Esto resulta especialmente importante en el transporte internacional de mercancías. Estas van a recorrer largas distancias y ser manipuladas varias veces. Por ello, tienen que ir debidamente protegidas para que lleguen íntegras a su destino. En consecuencia, si se quiere realizar un envío de este tipo, hay que tener en cuenta varios factores: en caso de deterioro, la responsabilidad es del remitente.

 

En primer lugar, hay que escoger un buen embalaje exterior. Actualmente, existen cajas de cartón de gran calidad para este tipo de envíos. Así mismo, si se van a mandar varias piezas, hay que embalarlas por separado, individualmente. Además, deben ir rodeadas de relleno para que no se golpeen, especialmente si se trata de objetos delicados.

 

En cuanto al cierre, se puede utilizar cinta adhesiva que sea sensible a la presión. Esta debe tener, al menos, 48 milímetros de anchura. Para ella, los materiales más indicados son el propileno, el vinilo o el papel reforzado con fibras. Además, conviene sellar todas las aberturas e incluso reforzar la parte inferior y el centro del paquete.

 

Y, finalmente, la etiqueta debe ir en la parte superior del empaquetado. Es recomendable que sea una copia del albarán, donde figuran todos los datos. Además, si se trata de mercancías frágiles, debe ser advertido mediante etiquetas adicionales en el exterior de la caja. Por último, antes de enviar la mercancía, conviene que se revise la legislación sobre mercancías prohibidas o de traslado restringido.

 

No obstante y siendo válidos estos consejos, hay que añadir alguno más para casos de transporte de mercancías por vía aérea.

 

transporte internacional de mercancías

Transporte aéreo de mercancías

 

La vía aérea es la más rápida para el transporte internacional de mercancías. Por tanto, es una de las más utilizadas. En este caso, el embalaje depende del tipo de producto, pero también de las propias cargas de los aviones. En caso de que utilizar este medio de transporte, hay varias opciones.

 

La primera es utilizar los contenedores de carga que ofrecen las empresas de logística. Están diseñados expresamente para las bodegas de los aviones y son de gran funcionalidad.

 

También es posible crear paquetes individuales propios. En este sentido, existen unos finos palés de aluminio que están cubiertos por redes. Para trasladarlos hasta la aeronave se usan rodillos. También están diseñados expresamente para los aviones y garantizan la integridad de la carga que llevan.

 

Otra posibilidad es usar los útiles contenedores de plancha de fibra. Estos, para mayor seguridad, tienen un recubrimiento de espuma de poliestireno. Y, si son utilizados para mercancías que necesiten refrigeración, esta se logra mediante gel o hielo fresco. Por último, no hay que olvidar que para transportar productos peligrosos, es necesario un envase certificado por un laboratorio oficial.

 

En conclusión, el embalaje para el transporte internacional de mercancías está muy regulado. Además, es imprescindible seguir las pautas que se han sugerido. De ello depende que los productos lleguen a su destino sin sufrir desperfectos y, en definitiva, el buen fin de la operación comercial.

 

 transporte internacional de mercancías

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Bienvenid@

Bienvenidos al Blog del Grupo Moldtrans, aquí encontrarás nuestras últimas novedades.
Únete a nosotros y síguenos a través de las RSS o vía email. ¡Estaremos encantados de tenerte cerca!

Recibe las noticias en tu email

Introduce tu email

Tweets Recientes
Síguenos en Facebook