BLOG

Las multas por cancelaciones tardías en el transporte internacional de mercancías

El transporte internacional de mercancías comienza a acusar otro tipo de costes. Finalmente, algunas compañías navieras, con la intención de atajar las cancelaciones, han comenzado a aplicar multas. El objetivo de las mismas son los cargadores que dejan de presentar los contenedores a última hora.

La empresa Maersk comenzó en abril a aplicar esta política. Decidió multar por cancelaciones de última hora en envíos al oriente fuera de Europa. En mayo, la empresa CMA CGM hizo lo mismo con los cargadores que no entregaron mercancías en rutas reservadas. Ambas compañías parecen haber estado sufriendo estos problemas de espacio, especialmente en operaciones de envío al este de Europa. La consecuencia grave es que las cancelaciones impiden enviar mercancías de otros clientes.

 

 

Cómo afectan las multas por cancelaciones al transporte marítimo

Aunque este puede resultar un movimiento acertado para las empresas marítimas, no así para los agentes de carga. Los transitarios pueden verse en la tesitura de no disponer del control sobre los envíos de los clientes. Las tarifas impuestas por las empresas navieras pueden suponer un desafío importante para los agentes de carga.

 

Los transitarios no siempre controlan la carga que están embarcando. Del mismo modo, tampoco tienen capacidad de reacción ante los clientes que cancelan en el último momento. Consecuentemente, las empresas de transitarios ya están planeando políticas que puedan defenderlas de desbarates contables debidos a cancelaciones.

 

Sin embargo, es evidente que las navieras están probando la efectividad de estas multas. Alrededor de una cuarta parte de reservas no se cargan por cancelaciones de última hora. Es decir, es posible que la cuota de multa sea una medida para plantear a largo plazo.

 

El hecho es que las cancelaciones suponen costes insoportables para las empresas navieras. Buscando paliar su efecto, se han propuesto tarifas bajas con la intención de ocupar espacios cancelados. La multa por cancelación tardía ha llegado para quedarse. Con menos compañías que antes para elegir, estas cuotas de penalización corren el riesgo de mantenerse.

 

Las cancelaciones, un problema para todos

Las cancelaciones de última hora para las navieras se han llegado a calcular en 23 mil millones de dólares en pérdidas. Desde que se maneja esta información, se elaboran nuevos contratos para operadores y fletadores. Con ello, se espera poder hacer frente a la demanda de reservas para transporte marítimo.

 

Los transportistas marítimos llevan muchos años tratando de implantar una tarifa de penalización de este tipo. Las navieras llevan aplicando variantes de las multas por cancelaciones desde hace tiempo. Con la colaboración de los agentes de carga, se espera que las cancelaciones por no presentación de contenedores se reduzcan. De no ser así, serían necesarias medidas menos ortodoxas.

 

La exigencia del pago en el momento de la reserva se encuentra sobre la mesa. Y es un movimiento que aliviaría la carga de costes para las navieras.

 

Las tarifas por las cancelaciones son sólo el principio. Las cancelaciones necesitan disminuir con la colaboración de todos. De no ser así, el transporte internacional de mercancías sufrirá una remodelación administrativa más importante.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Bienvenid@

Bienvenidos al Blog del Grupo Moldtrans, aquí encontrarás nuestras últimas novedades.
Únete a nosotros y síguenos a través de las RSS o vía email. ¡Estaremos encantados de tenerte cerca!

Tweets Recientes
Síguenos en Facebook