BLOG

El transporte marítimo en la elección de medios para el comercio internacional

El transporte marítimo, aéreo, terrestre por carretera y por ferrocarril son los tipos de desplazamientos de mercancías más habituales en el comercio internacional. La elección de cada uno de ellos depende de varios factores que deben ser valorados en la fase previa al cierre de una negociación mercantil de compraventa de productos a gran escala.

 

El transporte marítimo, para un volumen elevado

 

Las empresas de transporte de mercancías suelen elegir el transporte marítimo cuando se trata de transportar volúmenes importantes de productos. En especial en distancias muy largas. De hecho, pueden cargarse hasta 20 000 unidades de seis metros de largo.

 

Además, el coste unitario debe ser bajo, lo que permita cargar los contenedores del barco con productos asequibles y pesados. Ello abarata los costes totales del transporte por mar.

 

Un ejemplo de un negocio internacional que deba incorporar el transporte marítimo es el de una empresa de importaciones española que transporte piezas de juguetería a un coste unitario de un euro desde Vietnam.

 

Cargando un volumen muy importante de estas por mar, llegarán a España en un tiempo prudencial. Muchos más días de lo que tardarían en llegar por avión, pero con un coste mucho más asumible. Y manteniendo una tasa de ganancia importante a la hora de vender el producto en España.

 

Empresas de transporte de mercancías por avión

La elección del avión se produce ante cargas más valiosas y, por tanto, con un valor unitario superior. También se opta por los transportes aéreos de mercancías para aquellas que son perecederas (alimentos como las frutas o la carne). O para las que en su fabricación y entrega manejan periodos de tiempo muy limitados.

 

Un ejemplo ideal de producto que precisa de un transporte de mercancías por avión son los vehículos. Un coche de alta gama, con un valor de mercado de más de 80 000 euros, debe llegar al concesionario de España en menos de una semana desde su salida de la fábrica en el sudeste asiático.

De hecho, semanas antes varias piezas fabricadas en distintos países de Europa habrán viajado también en avión al continente asiático para la composición total del vehículo previo a su venta.

 

Además, el transporte aéreo precisa de menos burocracia y documentación cada vez que se pasan aduanas y fronteras. Los tiempos de llegada son mucho más precisos que en el caso de los barcos y los seguros responden mejor y más rápido frente a robos y daños.

 

Transporte por ferrocarril

Para el transporte de productos pesados o de gran volumen a través de España, el ferrocarril es una gran alternativa. El país posee líneas que conectan puertos como el de Algeciras con el interior, hasta Madrid. Son ideales para incluir mercancías valiosas que precisan de llegada rápida a los mercados desde el mar. Funcionan en combinaciones con rutas oceánicas.

 

El uso de los camiones

Finalmente, los camiones a través de carretera son el medio ideal para el comercio nacional, comarcal y local, mercancías que siguen circuitos de proximidad o que transportan productos entre provincias y regiones.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Bienvenid@

Bienvenidos al Blog del Grupo Moldtrans, aquí encontrarás nuestras últimas novedades.
Únete a nosotros y síguenos a través de las RSS o vía email. ¡Estaremos encantados de tenerte cerca!

Tweets Recientes
Síguenos en Facebook